Nozomi Haruno
Hatsune Miku
Megumi Megpoid
Kagamime Rin
Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 45 el 10/4/2016, 00:36.
Onatabana
Amour Sucre ~Maji Love~London City RPGHatfield UniversitiyGraphic FlannyEndless no YumeMundo de RolDementiaDark CarnivalCiudad Hino Pandora Hearts Rol Noragami Roler Painful Liberty Saint Seiya Cosmos Rebellion
El skin que se ha utilizado en el foro es propiedad de Sylver, quién nos lo ha cedido. Sé original, y no lo copies. La trama está hecha por Nozomi Haruno, la WebMaster del foro. Mientras que las imágenes han sido editadas por Kagamine Rin y Megumi Megpoid, las cuáles fueron sacadas de Tumblr, Zerochan, We ♥ It, DeviantART, entre otras.

Encuentro... ¿casual? Fue culpa de los delfines~ [Priv. Nico]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentro... ¿casual? Fue culpa de los delfines~ [Priv. Nico]

Mensaje por Thomas Cooper el 14/4/2014, 18:45

Era un hermoso lunes por la mañana, y Thomas se preguntaba qué tenía de hermoso, ya que odiar los lunes se le hacía algo muy común, tanto como la depresión en los domingos por la noche, que le hacía dar vueltas por la cama quejándose de que al otro día sería lunes. Ese lunes en especial era mucho más molesto, ya que debía ir a una secundaria cercana a su barrio e inscribirse. También odiaba la escuela, incluso más que los lunes. El ambiente escolar nunca lo había integrado, jamás se había sentido cómodo; siempre acababa excluyéndose solo y adquiría características de nerd antisocial que no iban con su forma de ser. Resumiendo: no tenía ninguna esperanza de que su vida estudiantil cambiase esta vez, y no estaba emocionado por ir a perder el tiempo. Debido a un inconveniente, no pudo ir a inscribirse a la escuela acompañado por ninguno de sus padres, y debía caminar solo hasta la secundaria Ekitou por una ciudad que no conocía nada. Siguiendo unos instintos nulos entorpecidos por su propia distracción, llegó a una calle desconocida y no sabía cómo volver. Bufó fatigado. "¿Por qué esta ciudad tiene que ser tan rebuscada con las calles y direcciones y todo..?" se preguntaba harto, tan orgulloso de no aceptar su propio error. "¡Ok! Iré por allí"; "Bueno al parecer no funcionó, ¡pero estoy seguro de que es por aquí!"; "¡Dios santo! Ahora sí me perdí. ¡Tonto, tonto Thomas Cooper Hibiki!"; todos estos pensamientos, mientras recorría las calles en círculos, una y otra vez, perdiéndose entre la multitud. ¿Podía preguntar a alguien? Sí, podía, pero no quería, primero por su ego y segundo porque su acento inglés al hablar japonés se notaba demasiado aún.

Recorrió el lugar con la mirada, había bastante gente yendo de aquí para allá; estudiantes muy lindas iban camino a sus respectivos colegios, hombres de traje con paso apurado, todos con un rumbo fijo. Parecía que el mundo se movía con mucha velocidad y Thomas estaba quieto, mirando, su vida pasaba mucho más lentamente. Cierto lugar captó su atención y sin dudarlo se dirigió allí, restándole importancia a su tarea previa, pues ya se inscribiría en la secundaria en algún momento. Entró al edificio y se dirigió al vendedor de entradas. -Niño, ¿no deberías estar en clase?- preguntó aquel encargado, arqueando una ceja. -Soy turista- mintió enseguida el joven de acento extranjero, con una sonrisa socarrona. El encargado sonrió satisfecho y no dijo nada más, Thomas entró, maravillado. Una tenue luz azul, proveniente de las peceras, iluminaba los pasillos oscuros. No había mucho movimiento de personas, sólo algunos niños y turistas comunes, donde había más movimiento era en los hábitats acuáticos. Todos los danzantes peces de colores que veía le parecían hermosos, caminaba distraído, maravillado ante esas criaturas tan frágiles. Chocó con alguien y se disculpó enseguida. -¡Oh! I'm sorry~- la manera en que lo dijo pareció gustarle a la señorita, que rió como boba y siguió su camino; a él la manera en que dijo eso le pareció muy tonta y se planteó no repetirlo. Se aburrió de ver peces comunes y caminó hacia otro lado. Le tocó el hombro a una persona para que le prestara atención. -Hey, hey~ ¿Sabes cómo llegar a donde están los delfines?- sonrió de manera frívola mecánicamente, una expresión superficial que normalmente usaba para coquetear o fingir. -Nunca he presenciado delfines, por eso quisiera poder verlos, sería lindo ¿no? De verdad son bonitos-. Se enderezó, no le daba mucha importancia a la persona con quien estaba hablando. -Por cierto, me llamo Thomas, pero si quieres puedes recordarme como "el chico que preguntó por los delfines". Da igual- finalizó y se volvió hacia la persona.



xThomas -habla- #660000.
xThomas "piensa" #cc3300.
xThomas actúa/narra.
x[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

:D Yo, al limpiar:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Thomas Cooper

Masculino Monedas 50
Cumpleaños 16/04/1998
Fecha de inscripción 10/04/2014
Edad 19
Nombre de usuario : Thomas Cooper

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro... ¿casual? Fue culpa de los delfines~ [Priv. Nico]

Mensaje por Nico Yazawa el 17/4/2014, 19:16

"—¡Muy buenos días a quienes nos estén viendo! Este Lunes se presenta con un cielo despejado y temperaturas mínimas de 18° grados-…”

Nico ronroneó de una manera que sonó a un quejido ante la voz intrusiva y efusiva del presentador del noticiario que la despertó de sus dulces sueños, si cabe, se acurrucó aún más entre las sábanas. Pasados unos diez minutos, siempre lentamente, la morena abrió sus ojos rojizos al entorno que la rodeaba, con una chispa de adormecimiento en ellos. Tardó un poco en entrar en razón, como le sucedía cada vez que dormía más de la cuenta. “¡Un momento!” Nico se refregó los ojos como una niña y bostezó, poniéndose seria para intentar escuchar algún ruido que delatara la presencia de su madre en la cocina. Agudizó el oído durante unos segundos. “No hay señales de vida” pensó, y volvió su vista al televisor; allí, como si fuera una parodia, la figura del presentador del noticiero se ensanchaba y gesticulaba palabras a toda velocidad que no podía ser escuchadas por el capricho de la morena del silencio.

Posó sus ojos en la esquina que rezaba la hora y casi se cayó del susto. ¡Eran las nueve pasadas! Llamó a su madre, entre curiosa y divertida, mientras un pensamiento se dibujaba en su mente. “¡No fui a la escuela!” chilló su mente, efusiva, mientras un regocijo infantil y travieso la invadía. Caminó a la cocina y buscó los ingredientes para hacerse un submarino de chocolate, en su búsqueda, encontró una nota escrita en la caligrafía de su madre, que avisaba que había tenido que irse antes y que más le valía que se levantara. Una sonrisa malévola se formó en sus labios. Chasqueó la lengua. “Lástima”

Nico dudó abriendo las cortinas. ¡Era un día tan hermoso! ¿Cómo desaprovechar una ausencia tan perfecta a sus obligaciones? Se preguntó, abrazándose a sí misma, de un humor muy bueno y risueño. Frunció el ceño en contemplación, si de algo estaba segura es que no iba a quedarse en casa en una mañana tan bonita. Con el pensamiento en mente, Nico corrió a vestirse después de desayunar y se amarró el cabello en dos coletas, como habitualmente lo hacía. Llevó un poco de dinero que robó de contrabando de sus propios ahorros y cerró la puerta dirigiéndose a la parada de autobúses. Después de perderse un par de veces y subirse a un tren para recorrer Torinoko, la promoción de un acuario llamó su atención. “¡Oh~! ¡Es dónde están los peces!” se dijo, mientras un entusiasmo la llenaba. Jamás había visto peces más de los que su madre cocinaba, o sus amigas tenían de mascota. O incluso lo básico que se podía llegar a ver en la escuela. Así que con renovado interés siguió las indicaciones de casi media docena de personas para llegar a susodicho lugar. Mintió descaradamente en la entrada para pasar y con un mapa en mano, se dispuso a recorrer, hasta que alguien le tocó el hombro.

Ella ladeó la cabeza ante el gesto, enfrentando a la persona que hablaba, quién resultó ser un chico rubio que parecía hablar con ella pero al mismo tiempo no. Parpadeó. “Raro” pensó, pero no se amedrentó, y negó con la cabeza haciendo oscilar su peinado infantilmente. —Lo siento, no tengo idea; no me llevo bien con los mapas... —dijo, haciendo un mueca. Lo cual era completamente cierto— Y yo tampoco los he visto nunca. —coincidió— ¿De verdad son así? —estaba pecando de ingenua y entusiasta, pero jamás -en plan, eh, jamás- había visto uno en persona. —Thomas, entonces. —simplificó ella, encantada de ver que alguien le dirigía la palabra. Optando por el modo más simple de presentarse, la morena se señaló a sí misma, en gesto que recordaba al de un pequeño —Nico. Y ehm... —echó una mirada al mapa, dándose cuenta de que estaba al revés— Creo que por allá. —señaló, vagamente.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Habla | "Piensa" | Actúa
MY OTP'S <3:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Don't dare to do that!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Nico Yazawa

Femenino Monedas 96
Cumpleaños 20/05/1998
Fecha de inscripción 05/04/2014
Edad 19
Nombre de usuario : Nico, Loli #1A, Nicolás (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.